En el último día de campaña, la candidata hace un recuento de sus propuestas, tanto para docentes, alumnos, personal administrativo y trabajadores en general; reitera que el proceso estuvo plagado de irregularidades y violaciones a los estatutos de la universidad. A continuación, parte de su discurso de cierre:

Me presento ante ustedes en el último día del período de campaña señalado por la Comisión Electoral. Lamento que la fecha de esta comparecencia sólo ilustre la supresión sistemática del derecho a la información y al libre intercambio de ideas que debió constituir la base de nuestro esfuerzo por hacer llegar a la comunidad universitaria el conjunto de propuestas y de medidas tendientes a mejorar las condiciones en las que se desenvuelve nuestra vida dentro de la universidad.

Quiero decirles que a pesar de la cantidad de obstáculos generados so pretexto de la pandemia, el programa que su servidora ha presentado a la comunidad universitaria no sólo se ha visto enriquecido con sus observaciones, comentarios y propuestas, sino que ha confirmado el diagnóstico del cual parte y ha fortalecido la concepción de universidad basada tanto en el respeto a todos los integrantes y sus tareas, como en el firme propósito de emprender inmediatamente la democratización de las relaciones académicas y políticas existentes.

En lo relativo a las condiciones de estudio claramente existe una preocupación central: el regreso a clases presenciales. Aquí encontramos un consenso generalizado: las clases virtuales fueron un recurso ante la emergencia sanitaria, pero no constituyen la forma paradigmática de cursar los estudios universitarios. Nuestra propuesta es que no se aplique un semáforo para toda la universidad, sino que cada unidad académica y cada sección se atenga a las medidas generales de prevención del contagio por el virus Sars-Cov-2, y que se aplique el semáforo por cada salón de clase.

Por otra parte, así como ya se ha vacunado a todos los trabajadores universitarios, se acuerde con las autoridades sanitarias federales y estatales la vacunación de todos los estudiantes en el rango de los 18 a 30 años, que son todos los del nivel superior, y en cuanto a los del nivel medio superior proceder a su vacunación en cuanto la vacuna esté disponible.

En cuanto a los trámites administrativos los estudiantes encuentran verdaderos cuellos de botella en el servicio prestado por la Dirección de Administración Escolar [...] por lo que propongo su revisión.

En el caso del otro gran sector constituido por los docentes, encontramos una petición unánime: tener certeza laboral. Más del 70 % de los cursos dictados en la universidad están a cargo de los profesores hora-clase que, en su enorme mayoría, carecen de definitividad. Esta falta de certeza laboral ha convertido a los docentes en personas maleables y sujetas a toda clase de presiones.

La misma falta de certeza laboral ha impedido que la universidad cumpla con su función de garantizar la carrera académica y la profesionalización del docente. Tenemos un Reglamento de Ingreso, Permanencia y Promoción del Personal Académico que prescribe una serie de requisitos inalcanzables por la gran mayoría de la planta docente, que no tiene definitividad o plazas de medio tiempo y tiempo completo. Es claro que este reglamento, de carácter punitivo, sólo ha servido para conculcar el derecho de los docentes para superarse.

En la medida en que se garanticen las condiciones de trabajo del docente, en esa misma medida se establecerán las bases para que los docentes ejerzan sus derechos políticos universitarios.

Hoy se cierra la campaña electoral y puedo decirles con toda certeza que se ha tratado de un proceso plagado de irregularidades y violaciones a la propia legislación universitaria y, sobre todo, a los derechos políticos de información, libre discusión de las ideas, de petición, de trato equitativo y de libre decisión. La prevalencia de una candidatura oficial ha impedido la difusión del plan de trabajo elaborado por una candidatura alternativa como la nuestra.

Hoy los universitarios tenemos mucho que decir y proponer para devolverle el rumbo a nuestra universidad y a la educación púbica en general.