La propuesta legislativa presentada por Morena para castigar hasta con tres años de prisión a las personas que otorguen terapias de conversión, es una aberración para obligarnos a pensar como ellos, consideró Alejandro del Rey, del Consejo Poblano de Ministros.

El pastor aseguró que el Congreso local está extralimitando sus facultades pues las modificaciones legales atentan contra su libertad de culto pues el estado es el que debe ser laico, no así quienes dirigen las organizaciones religiosas.

“Este dictamen pretende quitarnos el derecho de enseñar científicamente y espiritualmente a nuestros hijos espirituales a nuestros discípulos, a las personas que amamos y queremos ayudarles.
Este dictamen quiere quitarle a cada persona la libertad de pensar y actuar con la libertad que Dios les dio”

Insistió que se trata de una mordaza para que padres de familia, psicólogos, psiquiatras, pastores y especialistas no influyan en la educación de las juventudes, para crear nuevas generaciones de seres humanos sin la moral más básica.

Panistas votarán en contra de dictamen

El coordinador de los diputados locales del Partido Acción Nacional (PAN), Eduardo Alcántara, dijo que analizan votar en contra de la propuesta legislativa que busca castigar las "terapias de conversión" en la comunidad LGBT.

Alcántara comentó que la iniciativa impulsada por el morenista Carlos Evangelista cuenta con “recovecos técnicos", ya que tipifica delitos como la discriminación y violencia, que ya de por sí cuentan con este estatus y deja ambiguo el termino terapia de conversión.

Cabe señalar que el pasado fin de semana la Asociación de Padres de Familia del Estado se pronunció en contra de esta legislación, asegurando que no están en contra de la comunidad LGBT, sino en que exista persecución y cárcel por dar orientación a jóvenes con consejeros religiosos o terapeutas que ahora podrán ir a la cárcel.