¿Qué tan efectivo es el uso de la mascarilla ‘Biomsk’, del Grupo Textil Providencia,  para evitar la transmisión del COVID19 entre la población? ¿Es recomendable o no? Fueron algunas de las preguntas que motivaron a la Doctora Ana María López Tamayo a realizar un análisis de la marca, dando como resultado la falta de evidencia científica que avale que la nanomolécula Nbelyax en los cubrebocas funcione tal como lo asegura la empresa.

Por ello, la técnica en urgencias médicas, y odontóloga con más de 15 años de experiencia, en la Ciudad de México, decidió catalogar a la mascarilla hecha en Tlaxcala como no recomendable.

López Tamayo, en lo que va de la pandemia por COVID19 en México, ha hecho entre 20 y 25 análisis a igual número de marcas de mascarillas, tanto de empresas nacionales como extranjeras, y en días recientemente recibió en sus redes sociales preguntas sobre la efectividad de la ‘Biomsk’ del Grupo Textil Providencia por lo que decidió adquirirla y analizarla.

“Esta mascarilla salió el año pasado y se aprovecha un poco de la tecnología de la nanomolecula que cuando se usa como sanitizante de superficies si funciona, de hecho hay estudios que demuestran que su uso es efectivo, incluso hay un estudio donde se esteriliza instrumental de odontología, en el que sumergen en esos líquidos durante media hora para que sean realmente efectivo para que los virus mueran, entonces se me hace curioso que al respirar, que son microsegundos, actúe esta sustancia, así rapidísimo”, expuso en entrevista con URBANO NOTICIAS.

Agregó que un estudio realizado en por especialistas del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) publicó un estudio en el que señala que una mascarilla de tela efectiva para actuar contra el virus SARS-CoV-2 debe estar  construida de al menos tres capas de tela, de preferencia poliéster, y la ‘Biomsk’ solo tiene una capa de tela.

“Con una sola capa de tela cuando hablas, entonces, estornudas, no hay la suficiente capacidad de filtrar correctamente el aire, entonces desde que tiene una capa ya no me da confianza, podrían hacer las mismas mascarillas con dos o tres capas perfectamente pero confían y dicen que tienen la capa de la nanomolécula Nbelyax de las cuales yo busqué información en sus páginas oficiales y en artículos y no hay nada sobre la efectividad,  tampoco hay pruebas de que realmente ayuda, dice que 99 por ciento efectivas pero no hay algo que lo sustente, eso ya está en creencia no en ciencia”, subrayó.

La  Doctora Ana María enfatiza en que el problema es que promocionan a la mascarilla como una ‘gran maravilla’ pero en los hechos no está brindando la protección que ofrece, aunque también sentenció que las observaciones hechas a la mascarilla son un área de oportunidad para que Grupo Textil Providencia reconsidere y rediseñe su producto, tomando en consideración que la única capa de tela con la cuenta es de buena calidad pero no brinda los beneficios que tanto pregona.

También sentenció que su intención no es ‘criticar por criticar’ sino para que la empresa logre mejorar su producto, porque en la conclusión de su análisis, la ‘Biomsk’ “como mascarilla de tela reutilizable, pues ... bonitos diseños, sirve para protegernos de COVID19 solo si se usa combinada con otra quirúrgica por debajo y bien ajustada. Esto se sabe porque si hay evidencia científica que lo sustenta”.

“No quiero tirarle a la empresa, yo apoyo a las empresas mexicanas también tengo revisiones de mascarillas mexicanas muy buenas tenemos la capacidad de hacer buenas cosas siempre apegándonos a lo que ya está comprobado, a lo que está científicamente aprobado, entonces ojalá tomen esta crítica para bien y mejoren su producto o en su caso si tienen los estudios que comprueban que con la infusión de nanomolécula Nbelyax realmente ofrecen la protección que dicen que lo publiquen para que sepamos, esa es la cuestión”.

Incluso, la Doctora Ana María destacó que la mascarilla contiene una tarjeta de autenticidad, en la que menciona que está certificada por NBELYAX®  y en los laboratorios avalados por EVITER, que son de la misma empresa.

Es decir que la certificación “es hecha por ellos mismos, es como si yo hago una mascarilla y le pusiera que está certificada por mí misma, esto no da confianza, no hay nadie independiente o externo que esté analizando,  me metí a la página de los laboratorios, busqué y nada, incluso les escribí para solicitar esa información sobre el laboratorio que les hizo la certificación y hasta la fecha no me han contestado”.

¿Cuál es el mejor cubrebocas? Esa es la pregunta más recurrente, mucha gente me dice ¿cuál uso? ¿cuál compro? a lo que la Doctora Ana María responde que son tres los aspectos que se deben tener en cuenta, uno de ellos es que el cubrebocas ajuste de manera correcta; que tenga eficiencia de filtración, es decir que tenga un material que sirva para la filtración el aire; y que sea lo suficientemente cómodo al usar y adecuado a las necesidades, es decir si lo vamos a ocupar para correr, ir al supermercado, o en áreas médicas y de la salud.

Con respecto al material de filtrado, destacó que es el porcentaje de partículas que esa tela es capaz de no dejar pasar, en este aspecto hemos escuchado de los N95, los KF94, esos dos son porque el primero filtra el 95 por ciento de las partículas y el segundo el 94.

En este sentido la OMS recomienda mascarillas de tela caseras de estructura de tres capas (según el tejido utilizado). Cada capa tiene una función: una capa más interna de un material hidrófilo; una capa más externa hecha de material hidrófobo; una capa hidrófoba intermedia que se ha demostrado que mejora la filtración o retiene las gotas.

Todos los rostros son distintos La odontóloga también toma en cuenta la forma de tu rostro y el tamaño de tu nariz cuando busques un cubrebocas, la mascarilla debe tener una superficie amplia para cubrir perfectamente desde la nariz hasta la barbilla y debe haber un espacio alrededor de las fosas nasales y la boca.

“Quizá un cubrebocas que le quede a alguien que tenga el rostro Dólicofacial no  le va a quedar bien al Braquifacial por lo que debemos tomar en cuenta como es nuestra cara para saber qué le va a acomodar correctamente, es importante que los cubrebocas tengan espacio  si están muy pecados a la nariz o a la boca se volverán incómodos y se van a humedecer con el mismo aliento”.