El semáforo para reanudar las actividades luego de la pandemia del coronavirus debe estar a cargo del gobierno federal y no de los estados, consideró el día de ayer Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación.

Luego de reunirse con la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), la responsable de la política interior explicó que el semáforo para reaperturar las actividades debe ser federal para que haya una mejor coordinación hacia la “nueva normalidad”.

“El semáforo debe ser federal, no podemos tener consideraciones de semáforos locales, porque entonces sería una descoordinación total (...), tenemos que tener una coordinación federal, de ahí el diálogo con los señores gobernadores para que todos vayamos con la misma gradualidad y la misma nueva normalidad, realizando conjuntamente la reapertura de industrias y empresas”, señaló.

Sánchez Cordero se pronunció de esta manera luego de que algunos mandatarios le expusieron la situación de sus estados, o que incluso el día de ayer Diego Sinhué, gobernador de Guanajuato de extracción panista, presentó su propio semáforo para la reactivación económica del estado.

“La respuesta es tajante: el semáforo es federal”, dijo la ministra en retiro en una videoconferencia de prensa, donde también se abordó la violencia de género.

Sobre la reactivación de actividades, la secretaria dijo que hay algunos gobernadores a quienes se “les queman las habas por comenzar a aperturar las industrias”, por lo que debe haber una coordinación permanente entre los niveles de gobierno.

La secretaria criticó que las industrias que ya quieren reiniciar sus actividades, “ni hoy ni ayer tenían los requisitos mínimos de salubridad general para atender a sus trabajadores. Hay industrias automotrices maravillosas que incluso desde antes daban el servicio a sus trabajadores de transporte de ‘punta a punta’, y hay otras empresas que no solamente no tenían este servicio o las mínimas condiciones de salubridad”.

En este sentido, indicó que todas las empresas que reanuden sus actividades deben cumplir con los protocolos establecidos por la Ssa.

La semana pasada, en una reunión virtual con los gobernadores de los estados donde hay industria automotriz, Sánchez Cordero ya había advertido que el transporte seguro para los trabajadores, la aplicación de pruebas rápidas y la colaboración entre las entidades y la Federación son condición necesaria para reanudar las actividades económicas esenciales.