De acuerdo con la Asociación Nacional de Empresas de Rastreo y Protección Vehicular (ANERPV), los robos al sector de vehículos particulares y de transporte se han inclinado más hacia las unidades pesadas de mercancías.

En 2018, 59 por ciento de los robos fue para vehículos pesados, 26 por ciento a vehículos ligeros y 15 por ciento a otro tipo de vehículos. Aunque en lo que va de 2019 los robos tuvieron una ligera disminución, la tendencia es parecida: 54 por ciento de los robos han sido a vehículos pesados que transportan mercancía.

De acuerdo con datos de la Asociación estos estados representan el top 3 con mayor incidencia en 2019: Puebla con 27 por ciento; Estado de México con 1 por ciento; y Guanajuato y Tabasco con 6 por ciento.

Julián Gaxiola, director general de GM Transport, explica que a raíz del combate al robo de combustible se han incrementado los asaltos a transportistas, principalmente en la zona centro del país. Una región que resalta es el llamado Triángulo Rojo en el estado de Puebla, sin embargo, también se ha incrementado el robo en Veracruz, Edomex, Guanajuato y Tabasco.

“Las mercancías más atractivas para los ladrones son abarrotes, azúcar, equipos electrónicos, entre otros, pero además se han robado los camiones o tráileres completos, con lo cual el hurto se vuelve más oneroso”, explica el directivo, quien a su vez es miembro de la ANERPV.

La mayor parte de las unidades de transporte cuentan con dispositivos GPS, sin embargo, hay aparatos llamados Jammer que bloquean la señal de celular que traen los GPS para que pueda ser transmitida hacia el exterior. Con esto, el tráiler o camión queda totalmente incomunicado y es imposible saber su ubicación.

Por fortuna la tecnología en el sector transporte va creciendo y hoy en día podemos encontrar soluciones avanzadas que pueden instalarse en las unidades.  Estas soluciones detectan al Jammer y apagan el motor del vehículo con el fin de evitar ser robado.

Julián Gaxiola señala que “la tecnología puede disminuir el robo de transporte. Recomiendo a los transportistas ponerse en contacto con su proveedor de GPS para poder agregar la opción de inhibición de los Jammer. Además, es importante que el transportista implemente protocolos de seguridad que incluya horarios de traslado para sus diferentes rutas; identificar los caminos con mayor incidencia de robos; monitorear constantemente las estadísticas de asaltos; e instalar un área de monitoreo en su empresa para que estén siempre al pendiente de sus unidades”.

GM Transport dispone de una solución propia que detecta a los Jammer. Se instala en la unidad, se configura y evita que el vehículo sea llevado a otro punto en caso de un siniestro.

“Implementar este tipo de tecnología es importante para la seguridad, primero del chofer, y después de la carga. No impide al 100% el robo, pero es un aditamento que hace disminuir el siniestro”.

La ANERPV se fundó en 2003 por empresas profesionales dedicadas a la localización y protección vehicular; sus miembros tienen la posibilidad de tener un contacto más inmediato con las autoridades
estatales y federales en caso de que sus flotas se vean amenazadas.