Un enfrentamiento entre granaderos y vecinos de Huejotzingo, Puebla, provocó el rescate de un presunto delincuente amenazado con ser linchado.

Frente al Palacio Municipal, la gente apedreó a los uniformados cuando se llevaban al probable ladrón, quien ya había sido rociado con gasolina para prenderle fuego, aunque inicialmente fue entregado a las autoridades.

Otra parte de los inconformes trató de sustraer al detenido, pero los policías lo protegieron y resguardaron el inmueble mientras los pobladores comenzaron a reunirse en la plaza Fray Juan de Alameda (Zócalo).

Los rijosos tiraron  la puerta de la Presidencia Municipal y quemaron llantas afuera del inmueble. Un elemento policiaco fue retenido y después de un par de horas liberado. Los incoformes exigen la renuncia de la  alcaldesa, Angélica Alvarado. Hasta el momento se reportan más de 15 uniformados lesionados y también civiles.

El ejército arribó a la zona para controlar la situación.