Puerto Rico registró una de las marchas más grandes jamás vistas en el territorio para expulsar del cargo al gobernador Ricardo Rosselló, esto luego de que se filtró chat lleno de insultos en el que participaban el gobernador y varios colaboradores, así como la presentación de cargos federales de corrupción contra su gobierno.

Miles de banderas de Puerto Rico ondeaban el lunes con la brisa matutina mientras llegaban manifestantes provenientes de toda la isla. Además, está previsto que cientos de miles de personas tomen una de las carreteras más transitadas de la isla para exigir la renuncia de Rosselló.

La manifestación en la capital San Juan ocurre un día después de que Rosselló declaró que no renunciaría al cargo, aunque prometió que no buscará reelegirse ni seguir al frente de su partido político, partidario de convertir al territorio en un estado de Estados Unidos.

 Sus declaraciones solo causaron más indignación entre sus críticos, que llevan más de una semana protagonizando protestas callejeras.

“El pueblo no se va a callar”, dijo Johanna Soto, de la ciudad nororiental de Carolina. “Eso es lo que él está esperando, pero somos más”, agregó.

“El Nuevo Día”, el diario de mayor circulación en la isla, se sumó a la presión titulando su noticia principal: “Gobernador, es hora de escuchar a la gente: tiene que renunciar”.

Los organizadores bautizaron a la marcha como “660.510 + 1”, en alusión al número de personas que votaron a Rosselló y una más, para rechazar su argumento de que no renuncia porque fue elegido por el pueblo.

Hoy se cumplió el 10mo día consecutivo de protestas, y se han convocado más para esta semana. El centro comercial más grande de la isla, Plaza de las Américas, cerró antes de la marcha, al igual que otras docenas de comercios.

En un video subido a Facebook el domingo por la noche, Rosselló reconoció la libertad de la gente para expresarse. También dijo que estaba deseando defenderse contra un juicio político, una posibilidad que sopesa la legislatura del territorio estadounidense.

“Los he escuchado”, dijo en el breve video. “He cometido errores y me he disculpado”.

Las 889 páginas de conversación en la aplicación cifrada Telegram, entre el gobernador y 11 aliados cercanos y miembros del gobierno, todos hombres, muestran al gobernador y sus colaboradores insultando a mujeres y burlándose de votantes, incluyendo las víctimas del huracán María.

Horas después de que Rosselló hablara el domingo, otro alto cargo del gobierno presentó su renuncia.