En el año 1884 fue inaugurada la fábrica textil “La trinidad” propiedad del empresario español Manuel M. Conde, convirtiéndose en una de las más importantes y productivas hasta el año 1968 cuando cerró definitivamente sus puertas, dejando sin empleo a unos 200 obreros que tuvieron que migrar a otras factorías de la región y hasta de otros estados.

El espacio arquitectónico de finales del siglo XIX es una construcción de estilo ecléctico (con influencias europeas, particularmente inglesas, y ciertas tendencias del porfiriato), representó en su momento el desarrollo del sector industrial, una fuente importante de generación de empleos, y la bonanza de la región por espacio de 84 años; y fue a partir del 1982 cuando paso a ser un espacio para proporcionar Prestaciones Sociales e institucionales que fomenten la salud, prevengan enfermedades y accidentes, y contribuyan a elevar los niveles de bienestar de la población, así como fomentar la convivencia familiar. Según los registros del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), relatan que el empresario español Manuel M. Conde fue quien comenzó con la edificación de la fábrica de hilados y tejidos de algodón “La Trinidad” en 1880, la cual fue inaugurada en 1884.

“Con el transcurrir de los años, “La Trinidad” logra posicionarse en el mercado regional y nacional. Para llevar a cabo esta tarea hubo necesidad de equiparse con maquinaria traída de otros países, principalmente europeos, así como de gente especializada en las diversas áreas del proceso textil, quienes ya tenían cierta experiencia en este tipo de labores, desde telares domésticos hasta los industriales”. Esa fábrica, como la mayoría de los centros industriales de esa época, también contó con un espacio propio para el culto religioso.



Su capilla, dedicada a la “Santísima Trinidad” se construyó en 1888, como lo indica su fachada de estilo neogótico.

Sin embargo, “La Trinidad” cierra definitivamente sus puertas a la industria textil en 1968, lo cual provoca el éxodo masivo de obreros a otros lugares en busca de trabajo. No obstante, la historia del lugar no queda ahí porque años después, el Instituto Mexicano del Seguro Social remodela y acondiciona el inmueble para que en abril de 1982 fuera inaugurado como Centro Vacacional “La Trinidad” por el entonces presidente de la República, José López Portillo.

“El objetivo es ofrecer servicios con calidad y atención que exige el turismo social, enfocados al sano esparcimiento de la población en general y ofrece tarifas accesibles para proteger la economía familiar en condiciones adecuadas de seguridad y comodidad”.

El centro está enclavado en el municipio de Santa Cruz Tlaxcala, a tan sólo 15 minutos de la capital del estado, a 10 minutos de la ciudad de Apizaco, a 40 minutos de la ciudad de Puebla y a menos de 2 horas del Distrito Federal, Hidalgo y Morelos, además es uno de los espacios de esparcimiento más visitados durante los periodos vacacionales. Ofrece los servicios de hotel, balneario y campamento; el hotel cuenta con Certificado con el Distintivo “M” y “Punto Limpio”, y cuenta con el siguiente tipo de habitaciones; estilo rustico mexicano, 42 dobles; 54 cuádruples; seis suites, dos accesibles para personas con discapacidad; y ocho juveniles para alojar a 348 personas. Además cuenta con una alberca techada y climatizada, cancha de tenis, cancha de futbol 7, cancha de basquetbol y Volibol, museo textil, tienda de artesanías, servicio de enfermería, un área extensa de jardines, estacionamiento y vigilancia las 24 horas del día. Así como restaurante “Mexko” que ofrece comida nacional y regional.

La Trinidad cuenta con una Casa Ejecutiva, lugar sobrio de belleza excepcional que ofrece comodidad, privacidad, y seguridad.

Este espacio ofrece hospedaje para 12 personas ya que cuenta con seis habitaciones dobles decoradas con un estilo Minimalista Mexicano, una sala de reunión con capacidad para 20 personas, así también el espacio cuenta con dos amplias salas de estar con chimenea, salón de juego, cocina, terraza con asador y amplios Jardines.

También cuenta con un auditorio con capacidad para 244 personas con butacas tipo cine, siete salas de trabajos polivalentes y adaptables a distintas configuraciones y capacidades. Los distintos salones están diseñados para reuniones, cursos de formación, convenciones, conferencias, presentaciones de productos y todo tipo de evento y con el apoyo de los equipos audiovisuales, Internet inalámbrico y un grupo de profesionales pendientes del mínimo detalle y todo lo necesario para el perfecto desarrollo de tu evento.

El área de balneario, cuenta con dos albercas al aire libre –una semi olímpica y otra pentagonal, así como dos chapoteaderos con asistencia de guardavidas y primeros auxilios, además para la recreación de los visitantes cuenta con extensas áreas verdes, juegos infantiles, palapas con asador y un amplio estacionamiento hasta para 500 vehículos. “La Trinidad”, está abierto los 365 días del año, en un horario de 9:00 a 17:00 horas para espacio de campamento.